donar
historias

Teresa de Ávila y la Fundación de la Misericordia

idiomas
compartir
Share this on Facebook Share this on Twitter

Por la Hermana Janet Ruffing

Al celebrar la fiesta de Teresa de Ávila el 15 de octubre, podemos buscar en ella inspiración y ejemplo. Teresa era una joven con mucho espíritu de conversa (de judía a cristiana) en Ávila, en la España del siglo XVI. De jovencita, ella y uno de sus hermanos partieron a caballo con la intención de alistarse para luchar contra los moros. Por fortuna, fueron interceptados por un familiar cerca de la entrada de la ciudad y devueltos a sus padres.

Teresa estaba impregnada de novelas románticas, que ella y su madre se leían a la hora de la siesta. Apasionada en su adolescencia, su padre la envió a la escuela del Monasterio de las Carmelitas de Ávila, una experiencia educativa diseñada para asegurar que su interés romántico por un joven no arruinara su reputación ni la de su familia. Cuando ingresó en el mismo monasterio tiempo después, su pasión se centró en Jesús, y comenzó a tener experiencias místicas, recibiendo la guía directamente de Jesús, así como a través de sus confesores, Juan de la Cruz y Jerónimo Gracián, que sirvieron a su comunidad y la apoyaron en diferentes momentos de su vida.

Cuando Teresa maduró en su vida religiosa, trazó los contornos del crecimiento de la oración mística para sus hermanas en el Camino de perfección, que ofrecía una guía para las etapas iniciales de la oración, y el Castillo interior, en el que describía todo el desarrollo de la oración mística con un estilo atractivo y conversacional. Era muy consciente de la posición subordinada de las mujeres en su sociedad y se convirtió en una experta en conseguir el apoyo tanto de los laicos piadosos como del clero. Estas enseñanzas sobre la oración siguen instruyendo e inspirando a lectores de hoy.

Teresa y Juan de la Cruz dirigieron en conjunto la reforma de la orden carmelita, ella para las mujeres y él para los hombres. Fundó múltiples conventos por toda España y se ganó el apoyo de Jerónimo Gracián, el general de los carmelitas, que a menudo ayudó a reducir la resistencia local a la fundación. Tenía excelentes aptitudes sociales, lo que le permitió desenvolverse entre las distintas autoridades de la orden carmelita, los obispos y las personas ricas del lugar que necesitaba para apoyar económicamente estas fundaciones. A menudo encontraba inspiración, apoyo y orientación en los laicos de clase alta que llevaban una vida profundamente espiritual.

En los manuscritos biográficos sobre Catalina escritos por sus contemporáneos, varios hablan de la admiración, la devoción y el parecido de Catalina con Teresa. El carmelita Redmond O’Hanlon actuó como adjunto del arzobispo para la nueva comunidad en su primera década, fue el confesor de Catalina y se encargó de que sus hermanas fueran enterradas en Santa Teresa, en Clarendon Street.

Dentro de nuestra tradición de la Misericordia, Teresa de Ávila hace varias apariciones. Hermana Mary C. Sullivan destaca los casos en los que la influencia teresiana está claramente presente, en su libro, A Shining Lamp: The Oral Instructions of Catherine McAuley [Una lámpara brillante: Instrucciones orales de Catalina McAuley] (ver páginas 17–20 para más detalles). Según Hermana Mary, «Catalina insta a Mary Teresa White a rezar a Teresa de Ávila por la nueva fundación de Limerick porque Teresa amaba las fundaciones».


Hermana Janet Ruffing es profesora emérita de espiritualidad y liderazgo ministerial en la facultad de teología de Yale.