donar
historias

El hombre que escuchó a los ángeles

idiomas
compartir
Share this on Facebook Share this on Twitter

Por Cynthia Sartor, Compañera en la Misericordia

«El Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, descendiente de David, no tengas miedo de llevarte a María, tu esposa, a tu casa”».

—Mt 1,20

Arte de Hermana Renee Yann
Arte de Hermana Renee Yann

Sabemos muy poco de José, además de que fue esposo, padre y carpintero, y de que escuchó a los ángeles.

Para mí, los ángeles visitan frecuentemente a manera de un pequeño y silencioso susurro que escucha el alma y entiende el corazón. Los ángeles que escuchó José le susurraron para casarse, huir y después regresar a casa. Quizá estos son los mensajes de los ángeles: amar, obrar y confiar. José nos mostró cómo amar sin reservas cuando tomó a María para ser su esposa, nos enseñó cómo obrar sin vacilación cuando huyó con su familia a Egipto y nos demostró cómo confiar explícitamente cuando se le dijo que volviera a casa.

No sabemos mucho sobre José y no sabemos mucho sobre los ángeles. Algunas personas se preguntan si los ángeles realmente existen; otros los entienden como espíritus o fantasmas; y algunos llegan a aceptar a los ángeles como una especie de intuición espiritual. ¿Podrían ser los ángeles los educadores del alma, aquellas entidades que nos ayudan a conocer la verdad, reaccionar a la injusticia, trabajar con misericordia y amor sin dudar? José tuvo un sentido agudo de comprensión que sucede solo cuando se es tocado por los ángeles.

¿Podría ser este el mensaje de los ángeles: amar sin reserva, obrar sin vacilación y confiar explícitamente sabiendo que nos rodean los susurros de los ángeles?


La reflexión de Cynthia se basa en las lecturas bíblicas de la Solemnidad de San José (19 de marzo) y se adaptó, con permiso, del folleto de Cuaresma de la Comunidad del Oeste Medio Oeste de las Hermanas de la Misericordia.