donar
historias

¿Cómo defines la Misericordia?

idiomas
compartir
Share this on Facebook Share this on Twitter

Por Savannah Blanchard, graduada de 2021 de la Escuela Secundaria Bishop Feehan, Attleboro, Massachusetts

Por definición, la misericordia es «el trato amable y perdonador de alguien»; sin embargo, la misericordia es mucho más que un simple acto de perdón. Cuando empezaba a pensar en la forma de escribir este blog, decidí contactar con algunas personas para que me dieran su opinión sobre el tema. El hecho de estar en el último año de una escuela secundaria de la Misericordia me hizo que me interesara escuchar lo que la gente dice cuando se le pregunta: «¿Qué significa para ti la misericordia?».

Decidí preguntarle a dos estudiantes de Bishop Feehan —una estudiante de último año y una estudiante de segundo año— y a una profesora. La estudiante de último año me dijo: «La misericordia consiste en hacer servicio y hacer cosas por los demás», y la de segundo año dijo: «La misericordia para mí significa la capacidad de mostrar amor y respeto a todos a tu alrededor y poder amar y perdonar a aquellos que te han perjudicado. Esencialmente, solo tener la fuerza para mostrar una sonrisa o un rostro de bondad y ser capaz de dejar a un lado los errores en las relaciones con las personas y convertirlos en perdón en lugar de odio». Mi profesora dijo: «Creo que, para mí, la misericordia es otra manera de decir que te amo, pero con acciones en lugar de palabras. Con misericordia, mostrando nuestro cuidado y preocupación por otras personas, haciendo que ELLAS sean el centro del amor, en lugar de nosotros».

Cada persona tiene su propia versión diferente de lo que significa la misericordia. Para mí, la misericordia significa ser servicial, amable, generosa y fiel, todo al mismo tiempo. Hay una gran variedad de formas de mostrar misericordia, como ser voluntaria en un refugio o en un banco de alimentos, hacer un cumplido a una persona o, tal vez, sentarse con una persona que se prepara para fallecer y sostener su mano y hacerle saber que está bien buscar la mano de un ángel.

Cada día trato de vivir los valores católicos de la misericordia que mis padres me han inculcado. Planeo llevar los valores de la misericordia conmigo a mi vida universitaria, mi carrera y mi futura familia. Al crecer en un hogar católico, me enseñaron lo importante que es ser voluntaria y servir a los demás para mejorar la comunidad. Como resultado, he decidido seguir una carrera en enfermería. Las enfermeras cuidan a las familias y pacientes en los mejores y peores momentos de sus vidas. Quiero mostrar amor, bondad y compasión cuando la gente está sufriendo más. En la universidad, también pienso seguir haciendo voluntariado en mi nueva comunidad de Knoxville, Tennessee, ya sea como voluntaria en un comedor social con mis amigos o ayudando a recaudar dinero para la organización benéfica de mi hermandad. Hace poco empecé a trabajar como voluntaria en las Olimpiadas Especiales de Massachusetts ayudando a entrenar a los Ángeles de Heller, un equipo de natación. La experiencia es increíblemente gratificante, y abrazo el acto de servir y ayudar a estos niños a ser activos y verles salir de su caparazón. Quiero seguir llevando el carisma de la Misericordia conmigo allá donde vaya.

No sólo mis padres y mi familia me han ayudado a crecer en misericordia, sino también mi comunidad escolar. Como estudiantes de primer año en Bishop Feehan, cada estudiante debe aprender los valores fundamentales de la escuela: espiritualidad, misericordia, administración, integridad, excelencia y respeto. Los estudiantes de Bishop Feehan llevaremos estos valores con nosotros durante toda nuestra vida de jóvenes y adultos. Cuando llega la graduación, los alumnos de Feehan son capaces de salir al mundo y vivir los valores que nuestra escuela nos ha enseñado. Todos los profesores y el personal docente hacen un trabajo extraordinario al prepararnos para la siguiente etapa.

Debido a los valores de misericordia que me ha inculcado Bishop Feehan, no veo el voluntariado como un requisito o una tarea, sino como una experiencia que acojo con los brazos abiertos. Estoy increíblemente agradecida por la oportunidad de haber pasado mis últimos cuatro años aprendiendo a ser caritativa, respetuosa y desinteresada.