donar
historias

Lo extraño de nuestra realidad del COVID-19

idiomas
compartir
Share this on Facebook Share this on Twitter

Por la Hermana Marian Arroyo, Tamuning, Guam

Los efectos del virus han puesto a prueba a la comunidad en su atención a los demás. Hermanas en primera fila que sirven en hospitales y escuelas fueron sacudidas por el estrés de mantener sus lugares libres del COVID o de mantener sus escuelas a flote. Nuestra hermana, trabajando en la sala de operaciones (SO) nos comparte su tristeza de distanciamiento y cuarentena por temor a contagiar a miembros más frágiles de la comunidad. Las her­manas en la educación nos comparten la dificultad de tener que suspender al personal y coordinar la formación a distancia, que es la nueva normalidad en la educación para este tiempo.

Tres hermanas recibieron dinero subvencionado por la Fundación GHR para distribuirlo a quienes fueron severamente afectados por la pandemia. Se ha intensificado el servicio a las personas sin hogar. La comunidad de Guam y Asociadas/os de la Misericordia patrocinaron almuerzos para el departamento de la SO de Memorial Hospital de Guam en apoyo y como gratitud al personal médico. Un proyecto en el Convento Mercy Hights fue la elaboración de máscaras para nuestro personal de salud.

Los moribundos y la muerte de una hermana durante esta pandemia, trajeron consigo la extraña realidad de nuestro COVID-19. Los servicios funerarios se redujeron. No podían asistir más de 10 personas a un entierro. Gracias a Dios, se desarrolló una solución creativa en la que podían participar las hermanas, familiares y asociadas a través de BlueJeans. Todas las hermanas en sus respectivos conventos en Guam se involucraron en la «Comunidad en oración» durante las preparaciones finales para el entierro (cremación) y el funeral de nuestra hermana.

Esta experiencia ciertamente nos ha llevado de vuelta a un lugar de soledad, abriendo la puerta de la Misericordia al cora­zón de la compasión, la amabilidad y el cuidado. En la suavidad de estos días, ahora podemos escuchar a los pájaros cantar.